Cerrar
  • Fotografía
  • Poder

Agotamiento

Enésimo comunicado que se queda en las redes, en la nada. Enésima concentración en la que levantar la voz y gritar es “rebajarse a su nivel” y que ser “gente de paz” es la excusa para acallar cualquier forma de protesta divergente. Fórmula agotada. Hace dos meses cambió el tipo de respuesta en Catalunya. Las manifestaciones contra la sentencia del Procés bajaron a la calle, a los espacios públicos, para quedarse por mucho más tiempo del esperado. Se resistió. Y sí, se plantó cara. Las voces no bramaban sólo por la independencia, las concentraciones y acciones sirvieron para liberar un malestar contenido de las clases populares. De barrios más allá de la capital catalana. De jóvenes hartos.

Violencia policial. Miembros del Cuerpo Nacional de Policía en formación ante una barricada montada en un corte en la AP-7 en Sant Gregori, Girona. 15 de octubre. Los manifestantes no sabían cuándo, pero sabían que llegarían; no sabían por qué, pero sabían que cargarían, y que habría heridos. El herido podías ser tú mismo, aunque fueras cámara.

Cambio generacional. Protesta ante la sede de la Generalitat de Catalunya en Girona. 14 de octubre. Gente muy joven, sin miedo. Inconscientes muchas veces. Saben que sin luchar no tendrán futuro, nada cambiará y todo seguirá igual.

Masculinización de las revueltas. Bloqueo del TAV en Girona. 14 de octubre. Delante y detrás de las cámaras, volvemos a ser los hombres los protagonistas. Nosotros. Otra vez volvemos a capitanear una lucha compartida no sólo es nuestra. Otra vez volvemos a copar el relato con nuestra visión.

Revolución de las demandas. Manifestantes durante las marchas por la libertad en un puente de la N-II a su paso por Vilobí d'Onyar, Girona. 16 de octubre. La sentencia como excusa para salir a la calle y reclamar derechos, para exigir un cambio de ciclo o simplemente para quejarse de un sistema que asfixia y precariza.

Detenciones, cifras y autodefensa. No sería la primera vez ni la última. Mossos encapsulan a un grupo de manifestantes durante un corte en la AP-7 a la altura de Sant Gregori, Girona. 15 de octubre. Periodistas o manifestantes, identificados o no. Todos podemos acabar formando parte de las personas detenidas e imputadas.

Riot porn. Un joven herido por una pelota de goma es evacuado en una barricada del centro de Girona. 16 de octubre. Fuego, gases lacrimógenos... Nos encanta a la prensa. Qué bien queda gente tirando piedras para ilustrar un texto. Nos ha costado entender por qué se hacen barricadas y por qué gente tan joven pone el cuerpo, sabiendo que pueden acabar heridos o detenidos. El porqué de la rabia.

Ocupación del espacio público. Marchas por la libertad en la AP-7 en Girona. 16 de octubre. De repente la calle vuelve a ser un espacio de lucha y reivindicación, un espacio que se había dejado de emplear en beneficio de las redes sociales, los posts y los comentarios que se pierden en la nada. Resulta que, finalmente, hay vida movilizada para combatir el agotamiento.

Cerrar