mega888 Contra el confinamiento ideológico — Deriva
Cerrar
  • Identidades
  • Reportaje

Contra el confinamiento ideológico

Nos han encerrado. Y el impacto de una medida tan estricta nos ha mermado emocionalmente. A estas alturas, son más las preguntas que las respuestas. Por ello, la “nueva normalidad” pide, más que nunca, debates. Afrontar los retos. La Biennal del Pensamiento del Ayuntamiento de Barcelona propone hasta 100 voces, repartidas en 45 actos, que replantean la democracia, las ciudades y el uso de las tecnologías. Una mirada de futuro que sirva para dirimir el presente. Destacamos algunas de estas charlas que tendrán lugar a mediados de octubre.

Nunca hasta ahora habíamos vivido un confinamiento estricto. Un encierro que pusiera en jaque el presente individual y colectivo, que hiciera planear más dudas que certezas sobre el futuro. El cautiverio en casa, en las ciudades, no sólo ha sido físico. Ha tenido consecuencias emocionales y sociales. Son momentos en que encapsular es fácil y legítimo. Vivimos en un lío sin precedentes en que lo único que no se puede enjaular es el pensamiento.

Por ello, la segunda Biennal del Pensamiento del Ayuntamiento de Barcelona propone hasta 100 voces, repartidas en 45 actos del 13 al 18 de octubre, que en medio de esta crisis –entendida como oportunidad– nos permitan identificar y repensar los retos que afrontamos: qué democracia queremos, en qué ciudad viviremos, como utilizaremos la tecnología y para qué. La ciudad abierta como refugio del pensamiento.

Vivimos en un lío sin precedentes en que lo único que no se puede enjaular es el pensamiento

Destacamos algunas de estas actividades, que se llevarán a cabo en la plaça Joan Coromines, el CCCB, La Modelo, la Fabra i Coats, los jardines de Agustí Centelles, los jardines de Pla i Armengol o Can Felipa, siempre que lo permita la pandemia. Esta edición, todas las actividades son con reserva previa y en la web de la Biennal aún podréis encontrar entradas disponibles. Sin embargo, y para asegurar que todo el mundo pueda disfrutar del evento, muchos contenidos se ofrecerán en streaming y todos se publicarán posteriormente en un repositorio web.

Actividades que hablan de la habitabilidad y la resiliencia de las ciudades, de la convivencia con lo rural; de la salud de la democracia y las posibilidades de participación en esta, además de la inquietud en torno a los populismos y los retos igualitaristas; del papel de la tecnología, como aliada o como enemiga, del colapso mundial y de lo mágico, lo extraño, el robotismo y los algoritmos; o de lo que queda de predecible del futuro: la gestión del miedo, la cultura zoomer y el espejo del racismo.

 

Ciudades: habitabilidad, resiliencia y ‘lo rural’

Le pedimos todo tipo de cosas a las ciudades. Pero hay una que, a pesar de estar estrechamente vinculada con su funcionalidad, no siempre se cumple: la habitabilidad. La ciudad es un entramado de casas, cuerpos y mobiliario en espacios donde habitualmente no cabe un alfiler. Una ciudad habitable es una ciudad accesible, donde el precio que se paga por habitarla en plenas condiciones es justo (y por tanto, bajo). Una ciudad habitable es aquella que repiensa la vivienda. Y, del mismo modo, vuelve a pensar que hacemos con el resto de espacios que explican el entramado urbano: carreteras, no lugares. El controvertido coche, claro. Todas estas dudas las plantea la mesa “Ciudad habitable” (Nasrine Seraji, Anna Puigjaner, Iñaki Alonso y Coque Claret).

Este entramado estrecho y difícil de articular, esta ciudad que lo es todo para la mayoría de nosotros, y que queremos como a un padre o a una madre –no es escogida–, tiene fallas. Graves. Potencialmente mortales: las ciudades generan el 70% de las emisiones de CO₂. Este dato, y muchas otras que aturullan, señalan que las ciudades tienen que poner a funcionar la arquitectura y el diseño en favor del planeta. Esto vuelve a entroncar con la movilidad. Con los espacios. Es el momento de un nuevo urbanismo, resiliente y regenerativo. La “Ciudad resiliente” será objeto de debate entre Mitchell Joachim, Yayo Herrero, Elena Albareda y Salvador Rueda.

De nuevo, estrecha, difícil de articular. Muy gris. La ciudad tiene asociados unos estigmas que pueden cambiar. Que tienen que cambiar. La ciudad debe potenciar la biodiversidad y extender las infraestructuras del verde urbano. Con la ayuda del paisajismo o la ecología, las ciudades deben ser espacios más vivos, menos contaminados. Tienen que caminar hacia una ruralidad propia. Lo analizarán en “Ciudad rural” Sergio del Molino, Marta Tafalla y Vanesa Freixa.

Democracias: populismos, participación e igualitarismo

Del mismo modo que la emergencia de un cambio en las ciudades ha entrado en la agenda de muchos gobiernos locales, los populismos también han hecho saltar las alarmas de la mayoría de democracias regionales. Si bien hasta hace poco se creía que los populismos eran una afección puntual, ahora se entiende que forman parte de una nueva versión de las mismas democracias. Entonces, ¿se les debe seguir combatiendo a los populismos? ¿Cómo? ¿Hay que avivar el fuego con más fuego? De esta cuestión hablará la mesa “Atrapados en el laberinto populista” (Ignacio Sánchez Cuenca, Eva Anduiza y Mariam Martínez Bascuñán).

Se cree que la salud y la cultura democráticas pueden ser freno de los embates populistas. Pero este upgrade democrático no se puede dar sin más participación. Sin dejar de lado los fantasmas abstencionistas e incrédulos (“no nos representan”). ¿Decisión en colectivo? ¿Repensamiento del concepto de representación? Más en profundidad, incluso: “¿Cuánta participación puede soportar la democracia?”. Esta misma pregunta se la harán Michele Della Morte, Jose Luis Moreno Pestaña y Laia Forné.

Exclusión, pobreza o precariedad forman parte de nuestro vocabulario cotidiano. La igualdad material, una búsqueda constante por medio de la redistribución en un Estado democrático, es un anhelo que parece cada vez más lejano después de la recesión de 2008 (y está por ver el escenario económico y social postpandèmia). Pero hay pequeñas grietas que se pueden convertir en grandes fuentes de inspiración, por ejemplo todo lo que ha auspiciado el impulso de los nuevos feminismos. “La complejidad del igualitarismo” contará con Clara Serra, Margarita León y David Casassas.

Tecnologías: colapso, robotismo y xenofeminismo 

El debate sobre el papel de la tecnología en el cotidiano humano es casi tan antiguo como la primera herramienta. Pero en los últimos siglos, el uso de esta ha empujado al planeta a una situación límite. Una situación que bordea la catástrofe, evidenciada sobre todo por la crisis climática. “Habitar el colapso” será un diálogo entre Carlos Taibo y Marina Garcés.

Pero la tecnología no sólo representa retos tangibles. También ostenta este poder invisible, mágico, de mover los hilos globales sin que los veamos. De entre esta compleja variedad de unos y ceros asusta especialmente todo lo que tiene que ver con los algoritmos, con la inteligencia artificial (IA) y con la robótica. Refuerza la idea de que el futuro está presente. Y que la ciencia ficción, cuando ya no es ficción, necesita apoderamiento digital. “Cosas que hacen cosas. Objetos tecnológicos / Robots y algoritmos“, organizada en colaboración con Fabra i Coats: Centre d’Art Contemporani de Barcelona i Fàbrica de Creació, pondrá en diálogo performático a Joana Moll, Jara Rocha y Fieke Jansen.

Más allá de los robots, de la IA, hay otro elemento del día a día que refuerza y combate desigualdades con la misma virulencia: la nube. El mundo Internet, la red, han perpetuado injusticias, pero también han generado disidencias de gran interés. Varias posturas feministas tratan a la mujer como víctima pasiva de la tecnología; no es el caso del xenofeminismo, una corriente de gran poder emancipador. “Del cuerpo en la nube: tecnologías digitales y escalas de habitabilidad“, sobre normatividades algorítmicas y contra-relatos, hablarán Helen Hester, Alejandra López Gabrielidis y Toni Navarro.

Futuro: el miedo, cultura ‘zoomer’ y el espejo del racismo

La nube da miedo. Para desconocida, intocable, extraña. Como todo lo que da miedo, ya ves. Son tantas las preocupaciones que tenemos y hemos tenido que esta, simplemente, suma. Como lo hace la Covid-19 y sus consecuencias. ¿Pero qué otras cosas le han dado miedo antes los humanos? Revisitar los clásicos puede servir para acercarnos y repensar el miedo. Paseando. Esto es lo que propone “Paseos peripatéticos: El miedo“.

Zoomer… Para seguir con el tema del miedo. Una palabrota que puede estremecer, por desconocimiento. Y es que una de las cosas que dan más miedo son las rendijas generacionales. La cultura zoomer es la de los jóvenes: aquellos que han vivido la expansión de tecnologías basadas en Internet, la hiperconectividad, el yo en las redes sociales y la precariedad. “Cultura Zoomer” quiere acercarnos. Una mesa redonda con Ernesto Castro, Ana Pacheco, Elizabeth Duval y Claudia Rius.

Por último, uno de los miedos que más miedo dan, y de las que se han empezado a trabajar más tardíamente: el miedo al otro. El otro siempre es otro en función de la perspectiva desde la que mira uno, desde dónde se piensa uno. El etnocentrismo ha hecho que el otro y el racismo hayan ido de la mano múltiples veces. La tortilla, sin embargo, está girando. Y ahora los movimientos antirracistas, como ha demostrado el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes en Barcelona, ​​están tomando vuelo. Y más después de la ola de protestas contra la discriminación racial en todo el mundo por la muerte de George Floyd en EEUU. Voces que, lejos de criminalizar, quieren repensar la comunidad desde la reivindicación de la diferencia. “El espejo del racismo“, con Dora Mangara, Esther Mayoko Ortega, Mostafa Shaimi, Pastora Filigrana y Elsa Dorlin.

  • Este es un texto elaborado por deriva por encargo del Ayuntamiento de Barcelona con motivo de la Biennal de Pensament 2020.

Cerrar